jueves, 13 de diciembre de 2018

La magia de la Poética

Escribir es un proceso mágico. Imaginar todo un mundo de personajes y situaciones para que, al ser leído, cobre vida en la mente de otros. Y dentro de este mundo mágico, también la magia ha formado parte de nuestras librerías, mucho antes que Harry Potter, como con la trilogía Ciclo de Terramar o la de El señor de los anillos.
Aquí dejamos una pequeña muestra de lo que las varitas de nuestros alumnos han conseguido.

LA TELETRANSPORTACIÓN
Un mago de prestigio del siglo XXI se preparaba para su mejor truco de magia, la tele transportación, nadie antes había realizado esto antes si le salía bien, se haría de oro.
Estaba todo planeado a gente se centraría en un punto y la magia haría el resto.
Una vez en el escenario se presentó contó dos o tres chistes y les mostró lo que iba a hacer, la gente empezó a aplaudir sin ni siquiera empezar el truco, en el público había un hombre con aspecto misterioso, se levantó y se fue, el mago se percató pero pensó que no sería nada… mal pensado. Ese hombre se fue detrás del escenario y cambio el truco de magia por una tortura, el mago cuando se meta en la cabina para tele transportarse en vez de eso sentirá un calor sofocante y el suelo y la pared empezarían a hacerse más pequeña y moriría quemado o aplastado o ambas.
El mago una vez acabado los aplausos se metió en la cabina y se cerró con llave para no poder escapar, mala decisión, pensó su asesino, el mago nunca terminó su truco.
Gabriel Quesada Lobo, 4º ESO

MAGIA BORRÁS (NI LO VES NI LO VERÁS)
El mago Pop (corn) como su propio nombre indica, baila pop con una baraja de cartas mientras come palomitas. El otro día el susodicho, escupiéndole una gran ristra de preguntas: ¿Cómo vive usted el hecho de trabajar en el mundo del fútbol?, ¿le gustan los chupachupses?salía de legoland cuando un niño con sombrero y corbata le saltó al paso.
David García, 3º ESO

LO PEOR DE LA MAGIA
Estábamos corriendo cuando una esfera ardiente se divisó por el horizonte. Mi familia estaba a la cabeza del grupo así que yo les avisé sí, mis padres son los Elegidos… ¿Y qué son los Elegidos? Bien, mis padres son los más altos rangos con respecto a la magia en el mundo.
- Papá, ¡una esfera ardiente de nivel 3! - gritó mi hermana por mí. Y ¿qué es una esfera ardiente de nivel tres? Es una esfera de fuego, pero con diminutas personas sin cara orbitando alrededor de ella.
- Gracias Ginny - dijo mi madre, sin alzar la voz.
Cada vez la esfera estaba más cerca y yo cada vez estaba más cerca de realizar el conjuro de teletransportación que nos llevaría un poco más lejos, pero como yo no puedo hacer magia sin permiso de mis padres no lo intenté. La esfera se acercaba y se acercaba, y mi padre seguía haciendo caso omiso de las advertencias de mi hermana y mi madre.
De repente mi padre susurró unas palabras y la esfera se volvió a su lugar de origen, Marte.
- Hemos estado muy cerca - dije yo.
- Todavía no hemos acabado esta esfera en invencible y quien la haya invocado será condenado a la anulación mágica - contestó mi padre -. Esto solo lo puede deshacer el que lo haya hecho - mi padre me dirigió una mirada -. Jack, ya lo puedes deshacer…
Yo no fui pero lo intenté y el hechizo se deshizo. Nunca me consiguieron explicar por qué pero ya no importa, me quitaron los poderes hace tiempo y estoy pensando en desaparecer… para siempre.
Víctor López Díaz, 2º ESO

EL PEOR TRUCO DE MI VIDA
Cuando era pequeño, decidí dedicarme a la magia, y ahora aquí estoy, en medio del truco más difícil que he hecho en mi vida. Intentaba conseguir salir de un depósito con muchos litros de agua encadenado. Me tiré al agua con la esperanza de conseguirlo, pues estaba delante de 1000 espectadores dispuestos a ver al mejor mago del mundo. Lo primero que hice fue quitarme la primera cadena, y después conseguí  abrir la segunda. Salí a la superficie, aclamado por todo el público, pero me percaté de que no sabía nadar, y me empecé a ahogar. Estaba muy nervioso, y estaba a punto de morir, pero de repente me di cuenta de que era mago, así que hice otro truco de magia y aparecí en la grada. El público empezó a aplaudir, pensando que todo estaba planeado, pero la verdad es que me salvé por los pelos.
Miguel Ángel Muñoz, 2º ESO

MAGIA
Creo que a cada persona en este mundo le corresponde un milagro, algo mágico, algo tal vez inexplicable, pero hasta hace apenas unos meses, yo no solía creer en esas cosas.
Era el mes de marzo, época de vendimia, aquí en Italia, de este mismo año, 1735, cuando un día, estábamos realizando la cosecha de las uvas en el pueblo, cuando vimos algo llegar, era algo novedoso para nosotros. Era lo que ahora se llama “mago”. Dijo que buscaba un lugar en el que vivir, y como yo vivía solo, le ofrecí quedarse conmigo, él aceptó, y trajo sus bártulos a mi casa. Al principio, no sabía de qué se trataba lo que él hacía, pues las palabras que formulaba mientras “ensayaba” eran incomprensibles. Me mantuve con la duda hasta que un día me atreví a preguntarle el significado de esos vocablos, a lo que se limitó a decirme: “No tienen significado estas palabras, simplemente hacen magia”. A lo que le respondí:”¿Y qué es eso de la magia?”. Solo recuerdo que en estos tiempos, la magia era considerada brujería y estaba penada con la muerte. Él conocía esto, y tenía pensado huir y huimos juntos.
José Jesús Benítez, 3º ESO

MAGIA
¿Qué es la magia? ¿Ciencia? ¿Ilusión? ¿Engaño? ¿Y si la magia fuera simplemente magia? Pues de hecho no se quede con la duda, ya le confirmo yo que la magia es igual que los sueños sueños son. Ahora la pregunta está en ¿cómo es la magia? Para tratar de explicarlo os contaré esta historia.
Todo transcurre en el gélido invierno del  año 1235. De esa fecha es de donde viene el primer mago. No hablo de esa clase de magos cuya magia se basa en saber algo que el público desconoce. Aquel endeble anciano de larga barba blanca con una túnica dorada cubierta por una capa de nieve se acercó al hogar de aquella pobre viuda, madre de un niño que aunque no de apariencia, tenía algo muy especial. La madre estaba tiritando del frío en una esquina abrigada con nada más que fina manta. Apenas consciente de que el anciano había entrado, no pudo más que proferir un suave gemido. Su hijo en cambio parecía que no notaba siquiera el frío.
-¿Qué quiere usted de mi?- preguntó tajantemente.
-¿Yo? Enseñarte a hacer magia. Verdadera magia.
Jaime Pérez Alonso, 3º ESO

AUNQUE SE NOS ESCAPE LA MAGIA
Todo el mundo sabe que la magia es una mera ilusión. Sin embargo, no todos caen en la cuenta de que son las ilusiones las que nos mantienen con vida. Son las ilusiones, las esperanzas, los proyectos y los sueños los que nos hacen levantar la mirada del suelo y fijarla en un horizonte. Quizá no sea ese horizonte en el que termines. Quizá no se cumpla ni una ilusión, esperanza, proyecto ni sueño. Quizá ni siquiera alcances un horizonte. Por eso mismo, date cuenta de que cada paso te abre un nuevo mundo y, que más importante que cada paso, son esas personas que te levantan, las mismas que te hacen el camino más llevadero y sin las que este camino no tendría sentido.
 Por eso mismo,aunque todo se trate de un truco, pon esperanzas en cada ilusión y sueños en cada proyecto. Quizá no se cumplan todos tus deseos, y aunque no se cumpliese ninguno, trata de vivir cada paso, de caminar junto a cada vida.
Samuel Castellanos Tamayo, 1º BACH

EL ILUSIONISTA
Erase una vez, en una aldea inglesa, ocurrió un suceso causado por un ilusionista que marcaría para siempre la historia de Inglaterra. El ilusionista se llamaba Charles y se dedicaba a hacer todo tipo de trucos y todo tipo de milagros. Un buen día, estaba Charles tranquilamente en su oficina, cuando de repente irrumpió en ella una maga llamada Circe (tiene el mismo nombre que la maga con la que estuvo Ulises, pero no es ella). El propósito de la maga Circe era informarle a Charles, de que había una recompensa para quien consiguiese curarle la lepra a la hija del gobernador. Charles le preguntó a Circe cuál era la recompensa (1000 libras), y tras enterarse de la recompensa hizo las maletas y puso rumbo al palacio del  gobernador. Cuando llegó a palacio, le recibió un señor alto de unos 30 años con larga cabellera rubia que decía ser el rey.
El rey le dijo a Charles lo que ya sabía y que su hija estaba cada vez peor y que era urgente curarla en un día, porque si no la lepra se la comería y la llevaría a la tumba. Cuando llegó a la habitación de la princesa, vio que se encontraba postrada en cama una chica de unos 16 años con largo cabello moreno, y también observó que era muy bella pero que la lepra la impedía mostrar esa bella, cosa que a Charles le dio pena ya que lo que les gusta a los chicos de esas edades es mostrar su belleza y no ser el hazmerreír de la gente. Acto seguido, sacó sus útiles mágicos y se puso manos a la obra. Al cabo de una hora, observó a la princesa y vio que por fin podía verse la belleza que la lepra apenas podía mostrar. Tras este hecho heroico, consiguió la recompensa propuesta y también consiguió entrar a formar parte de la historia de Inglaterra.
Diego Rojas Romero, 3ºC

jueves, 15 de noviembre de 2018

Para Stan Lee, héroe sin capa

Esta semana nos dejaba Stan Lee, creador de personajes de cómic como Spider-man o  Thor. Un artista del entretenimiento que ha llenado largas horas de tedio en todo el mundo, siendo una cara reconocida gracias a sus cameos en las recientes películas de MARVEL.

Desde nuestro humilde blog queremos rendirle homenaje con esta serie de relatos breves sobre esas personas que, sin mallas apretadas ni trajes invencibles, demuestran que son verdaderos héroes.

MI HÉROE SIN CAPA
Hace no mucho tiempo, en Nueva York,  ocurrió un suceso terrible que acabó con la vida de muchas personas: el 11S. Entre las muchas personas fallecidas, se encontraban mis padres, que trabajaban en aquellas oficinas. Estaba yo tranquilamente en mi casa viendo la televisión, cuando de repente me llamó mi madre para que fuera a buscarlos a ella y a mi padre al trabajo. Cuando salí de casa, miré al cielo, y vi que hacía un sol radiante pero que había mucho humo causado por los aviones que estaban sobrevolando en estos momentos la ciudad.
Pero lo que yo no sabía todavía, es que aquellos aviones iban a colisionar contra las oficinas en las que estaban mis padres e iban a acabar con su vida. Cuando llegué a las oficinas, vi que había un revuelo raro para lo que suele ser esa zona de Nueva York, y es que estaba lleno de camiones de bomberos. Entonces me asusté, y salí corriendo en dirección a la puerta de las oficinas, pero cuando estaba a punto de llegar a la puerta, un bombero que andaba por la zona me frenó en seco y me di cuenta de que me había salvado de haber muerto sepultado por una roca que caía del edificio. Aunque no consiguió salvar a mis padres, el hecho de hubiese conseguido salvarme a mí, me hizo verle como mi héroe sin capa.
Diego Rojas Romero, 3º ESO

UN HÉROE SIN CAPA
Era un frío 27 de enero de 1945 por la mañana, el día que la vida de los siete mil  judíos que se encontraban recluidos en el campo de concentración de Auschwitz.
Eran las seis de la mañana cuando los internos del campo se levantaban como siempre a hacer los trabajos forzados diarios. Nadie se esperaba lo que iba a ocurrir aquel día. Empezaron su jornada cuando, cerca de las siete de la tarde, los soldados del ejército soviético entraron en campo, para liberar a los judíos que se encontraban allí. Los encontraron en un estado deplorable. La mayoría de ellos se encontraban seriamente enfermos, algunos, estaban muertos de hace días y nadie se los había llevado, lo cual podría haber hecho que la ya insalubre condición fuese a peor. El día que los siete mil judíos lograron salir de Auschwitz, algo cambió en el mundo, el fin de la Segunda Guerra Mundial estaba cada día más cerca gracias a los héroes que liberaron Auschwitz.
José Jesús Benítez, 3º ESO

HÉROES SIN CAPA
- La Casa Blanca se está incendiando - decía la presentadora de un programa matinal estadounidense -. Se cree que el presidente ha muerto y está entre los escombros.
A las afueras de la ciudad, en una furgoneta, el presidente y su familia estaban hablando preocupados con un hombre que vestía de negro.
No es un secuestro, no os preocupéis, os acabamos de salvar mi hermana y yo de un atentado terrorista - Estaba comentando el hombre de negro al presidente cuando la furgoneta dio un giro brusco y calló por un acantilado.- No os preocupéis estamos yendo a vuestro nuevo hogar.,
- ¿Mamá nos va a matar? - preguntó el hijo.
- Eso parece - Contestó la madre.
Entonces, cuando parecía que el mar estaba más cerca… Se escuchó un fogonazo y todos desaparecieron para aparecer directamente en un hotel de lujo lejos de Estados Unidos, para ser exactos en España directos a una nueva vida.
Víctor López Díaz, 2º ESO

HÉROES SIN CAPA
Hoy me levanté y miré por la ventana, un día medio nublado medio soleado, listo para comenzar, bajé a la cocina y me tomé un desayuno bien surtido.
Salí de casa y miré al cielo pensando en el monótono e aburrido día que iba a tener. Me encaminé a la oficina pensando en la montaña de papeles  que me esperaba, no pude hacer otra cosa que resoplar.
De repente vi una persona que venía corriendo hacia mí y otra gritar desesperada:
- ¡Al ladrón, al ladrón!
En ese instante salté sobre él derribándolo dado que yo era más corpulento que él. Empezó a forcejear pero yo, en mi condición de cinturón azul, conseguí que no se levantara e inmovilizarlo.
Juan Ros Díaz 3º ESO